Follow By Email

Khedira se gana el cariño del Bernabéu

"Es una gozada ver jugar a Khedira, cómo roba balones y sube al ataque. Quizá no entre mucho por los ojos al público, pero sabemos del trabajo que hace y es un gusto ver todo lo que aporta defensivamente y en ataque. Está en un gran momento de forma". Éstas fueron las palabras de Karanka, que vienen a ser lo que dice y piensa Mourinho, sobre Sami Khedira después de que el alemán se
llevara la ovación del Bernabéu.

El aplauso de la grada era el reconocimiento no sólo a su gran partido frente al Valencia. Asistió a Benzema, pero el mediocentro ya venía siendo un rodillo desde hace tiempo. Ante la Real también le dio el pase de gol a Karim y además marcó el segundo de su equipo. En la vuelta contra el Celta, también anotó.

Con sólo una vuelta cumplida, Khedira lleva ya cuatro asistencias, una más que en toda la temporada pasada, y su derroche está siendo clave para sostener al equipo.

El alemán se ha encontrado más cómodo jugando en una posición muy parecida a la que ocupa con Alemania, donde nadie le discute. Allí su papel es mucho más trascendental, aunque en el Madrid, empieza también a destaparse con sus llegadas al área.

Khedira es en algunas ocasiones el falso '9' de Mou. Con esas condiciones físicas, nadie como él está capacitado para ser el primero en la presión, por delante incluso de Cristiano o Benzema, y bajar después al medio para acompañar a Xabi. Mou lo sabe y lo está explotando este año especialmente. Sami ha dado un paso adelante y roba y participa el doble.

Khedira está viviendo su mejor momento desde que llegó al Madrid. No vino como un fichaje de relumbrón, tampoco fue un desembolso estratóesferico -unos 10 millones de euros- pero pese a las críticas y en relación calidad precio ha sido uno de los refuerzos más rentables de la era Mourinho.

Adiós a las lesiones
Otra de las claves de la mejoría de Khedira es la continuidad una vez que ha dejado atrás las lesiones. Los problemas físicos le lastraron en el principio de temporada. Se perdió seis partidos por un problema muscular. Primero cayó con su selección. Forzó para estar en un partido clave para el Madrid y especial para él, el Borussia en Dortmund, y recayó.

Desde que ha regresado, el rodillo alemán se ha ido afianzando en el equipo. Tampoco tiene ya demasiados sustitutos. A Essien, al margen de que no es ya el del Chelsea, se le necesita más en labores defensivas. Lass se marchó y Modric no parece en condiciones de disputar un puesto a la pareja de mediocentros formada por Khedira y Alonso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario